lunes, 17 de junio de 2013

RESTOS


                                                     
                                                                Jackson Pollock, The She-Wolf, 1943



UNO. Entre poesía y poema, las cosas, la vida, aire nuevo -pneuma / hálito / espíritu- no (sólo) para ser respirado, esto es lo más común,  sino para ser vivido. Participio infinito en tanto memoria de un cuerpo que se conjuga en modo condicional.

DOS. Escribir es quizá encrucijada, atravesamiento, contaminación. La frontera que cede y dizquea frente al avance del mar y su ruido inapresable. El mar que solicita continuamente los cimientos de la isla y a la vez solaza con su arrullo el temblor. Escribir; el mar.

TRES. Fragilidad, también. El estilete es frágil frente al blanco. Tiene miedo. La mano que empuña el estilete tiene miedo y no se ajusta nunca a su propia intención. El error como único salario donde el comercio ya no tiene lugar.

CUATRO. Leminski; "El texto es, desde el inicio, un Osíris, un muerto destinado a resucitar a la luz del ritual de sucesivas lecturas, traducciones e interpretaciones ".  Leer en tanto crédito ofrecido en un confiar sin estipulación previa, allí donde el golpe de suerte podría retornar desplazado.

CINCO. Quien erra también funda.